lunes, 5 de agosto de 2013

SUS CAMINOS, LOS DE JOSE.

Esta historia comenzó en verano del  2006. Un buen día se me ocurrió la feliz idea de hacer el Camino de Santiago. No sé si sería por darle un poco de emoción a mi vida, aunque en realidad esta no ha sido aburrida ni monótona, sino todo lo contrario. De chaval practiqué toda clase de deportes: atletismo, bolos, baloncesto, balonmano, tenis, fútbol sala y sobre todo fútbol. Gracias a ello he conocido prácticamente todos los pueblos de Cantabria. Después comencé a hacer rutas de montaña, con lo cual he subido a una buena parte de los grandes picos de la Cordillera Cantábrica, sobre todo en los Picos de Europa (Tesorero, Peña Vieja, Pico Tres Mares, Tresviso...). Otro de mis hobbies han sido y son
los bailes de salón, que aunque igual no es un deporte, se parece, ya que me permite estar en forma de manera entretenida y divertida (y en compañía de la señora, jajaja). En fin, seguramente, lo que pretendía era hacer algo diferente, un poco quijotesco.
Así que ni corto ni perezoso, me compré una bicicleta por Navidad, una normalita, sin pretensiones, porque a lo mejor después la cosa no me convencía, y empecé a salir con Ángel, Juan, Jose Ángel, Jorge, Gabi,...un buen grupo y grandes amigos, con los cuales la preparación fue más llevadera.
Con ellos he pasado muy buenos momentos, pero a la hora de marchar a hacer el Camino no se animó ninguno. Me imagino que pensarían: "¿ pero dónde va este loco, que ha cogido dos veces la bicicleta y quiere hacerse los 900 km. entre Roncesvalles y Santiago?. Los meses transcurrieron más deprisa de lo que me imaginaba y la preparación después de vista y con la experiencia acumulada, no fue la mejor, pero eso solo se sabe cuando lo has hecho. Así que llegó agosto del 2007 y el día señalado, un poco fresco, pero un día precioso. Manuel, Mari Mar, Jose y su bicicleta bien cargada, se pusieron en marcha rumbo a Saint Jean Pied de Port, un pueblo francés 25 km. más allá de Roncesvalles (ala, con alegría). Allí desayunamos, me despedí de mis acompañantes y al CAMINO...
¡Increible!, sólo lo puedo catologar así. Un mundo nuevo se abre a mis ojos, un mundo lleno de sensaciones nunca antes sentidas o identificadas como tal. Un mundo de relaciones de amistad antes nunca vividas. Compañerismo a raudales, el ayudarse unos a otros, unas palabras de aliento, el hacer unos cientos de metros con gentes de todo el mundo. El preocuparse por cómo se lleva el camino, el estado físico y mental de cualquiera que te encontrabas, peregrinos y gentes lugareñas. Hice muchos amigos, con algunos tuve el privilegio de hacer muchos kilómetros y con ellos mantengo el contacto: Luis, Antonio, Carlos, Pep…Tuve contacto con gentes de Málaga, de Cádiz, de Salamanca, de Burgos, vascos, catalanes,…
Fueron sólo 10 días, pero fueron maravillosos.Viéndolo en la lejanía pienso que se pasaron deprisa pero el día a día (el levantarte a las seis de la mañana, aunque a las cuatro y media los peregrinos de a pie ya se movían y dormías mas bien poco), fue duro pero reconfortante a la vez, como ya dije un mundo de sensaciones nuevas y placenteras.
El camino es duro, muy duro, pero nunca me faltaron las palabras de ánimo de todos mis amigos, que me reconfortaron en los peores momentos . El camino es duro y es uno, uno para cada uno. El camino es el que cada uno queramos marcarnos. Las flechas amarillas te ayudan, pero luego tu haces tu propio camino, a tu ritmo, visitando lo que prefieres.

La llegada a Santiago, muy emocionante, indescriptible...

















Este viaje animó a mis compañeros cántabros para ir en el 2008. Nos preparamos aprovechando mi experiencia y cuando nos quisimos dar cuenta, nos encontramos en Roncesvalles con más peregrinos como nosotros, dispuestos a hacer los 900 km a Santiago. A pesar de ser mi segundo camino, este no fue ni mejor ni peor, fue diferente. Pero eso es otra historia...  
....Y esta es, creo, una de las mejores experiencias vividas por Jose. Al menos eso me parece a mí (que creo conocerle un poco) y lo publico hoy, día 5 de Agosto, un día especial para los dos. Por tí, por nosotros...

¿Alguno nos quiere contar su propia experiencia? ¿o, quizás, es tu asignatura pendiente? Gracias por compartir con nosotros.                            

4 comentarios:

  1. Me gusta que tambien incluyas historias personales. Algunos las conocemos pero para otros pueden ser muy útiles.!

    ResponderEliminar
  2. Precioso, y felicidades con retraso

    ResponderEliminar
  3. Contado así... dan ganas de hacer el camino...jjjeje. Todo el mundo coincide en que es una experiencia única e irrepetible... aunque Jose... tú que has hecho varios caminos... para tí cada uno ha sido único y lo has vivido al 100%. Da gusto, ver personas como tú, cómo disfrutas de la vida y cómo se lo transmites a los que tienes al lado. Mucha gente debería aprender de tí.... de que los momentos o cosas importantes y disfrutar de la vida, no se compra con dinero...

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado la composición fotográfica. Tambien me ha dado envidia. Algún día, a lo mejor, me atrevo a intentarlo.

    ResponderEliminar