viernes, 20 de febrero de 2015

CERDO AGRIDULCE

Ahora que el pueblo chino está en fiestas, puesto que celebran el Año Nuevo (despiden el año del caballo y comienzan el año de la cabra), me animo a enseñaros cómo cocino yo uno de sus platos más conocidos aquí en España, que no me atrevo a decir que sea uno de los más tradicionales. Se trata del cerdo agridulce.
Lo primero, tengo que decir que siempre he sido un poco reacia a probar la comida de otras culturas, reconozco mi ignorancia, pero gracias a que mi hija es todo lo contrario, está abierta a todas las posibilidades, y a que una vez hicimos una apuesta y si ganaba ella teníamos que ir a un restaurante chino (y ganó), pues tuve que ir, eso sí, a uno de su confianza, y la verdad es que me encantó lo que comimos, que no os puedo decir lo que era, todo muy raro, ella sabía. 
El caso es que después me animé a cocinar algo que yo pudiera controlar, con su estilo de cocina y nos gustó mucho el resultado. Más tarde lo hice para ella y me dio su aprobado (yujuuuu!!!).

Ingredientes: 

  • 1/2 kg. de lomo de cerdo.
  • 1/2 pimiento rojo.
  • 1/2 pimiento verde.
  • 1 zanahoria.
  • 1 cebolla.
  • 1 lata pequeña de piña en su jugo (5-6 rodajas).
  • Harina.
  • 1 huevo.
  • Sal y pimienta.
  • Aceite.

Para la salsa agridulce:
  • 2 cuch. soperas de salsa de soja.
  • 1 cuch. sopera de vinagre balsámico de módena (o normal).
  • 1 cuch. sopera de miel.
  • 2 cuch. soperas de ketchup.
  • 1/2 cuch. sopera de maizena.
  • El jugo de la piña (unos 125 ml.).
  • Sal.
Lo primero tenemos que cortar la carne (yo compré filetes de lomo no muy finos y después los partí en casa), la verdura y la piña (escurrida) en trozos más o menos iguales. La zanahoria la partimos primero en tiras a lo largo y después en cuadrados como lo demás. Salpimentamos la carne.

Para hacer la salsa ponemos en un cazo todos los ingredientes: la soja, el vinagre, la miel, el ketchup y el jugo de la piña. Hervir 5 min. y añadir la maizena (disuelta en un poco de agua). Ahora la probamos y rectificamos con sal si fuera necesario (yo no eché nada). Reservamos.



Ahora cocinamos la verdura. El recipiente más adecuado, sin duda, es el wok, porque se pueden ir haciendo las verduras reservando las que ya están en los laterales y evitamos tener que hacerlo por tandas. Yo tengo una cazuela que aunque no sea un wok, es algo redondeada y me sirve también para esto. También lo podemos hacer en otra cazuela o sartén, claro.



Ponemos un poco de aceite suave en la cazuela y salteamos lo primero la zanahoria (lo más duro), lo movemos constantemente y cuando esté un poco doradita la ponemos a un lado y salteamos los pimientos y la cebolla. Echamos sal.




Se cocina a fuego fuerte y en poco tiempo (depende de lo crujiente que queramos la verdura, pero yo tardé unos 10 min. en total). Cuando ya esté al punto y fuera del calor, añadimos la piña (yo no la salteo porque se pone oscura y fea). Reservamos caliente.




Ahora le toca a la carne: la enharinamos (sacudiendo para evitar el exceso), la pasamos por huevo batido y la freímos. La vamos sacando a papel absorbente.






Entonces, y en resumen, tenemos la salsa, la verdura salteada y los dados de lomo fritos, todo ello caliente.










Lo mezclamos todo suavemente, ya fuera del calor, para evitar que el rebozado se ablande o se rompa.








Y... A COMER!!!

 
No quiero acabar este post sin un recuerdo para las mujeres chinas en general (las niñas son matadas, abortadas o abandonadas por la política del gobierno del hijo único) y de las que tienen una edad próxima a los 30 años y están solteras, las "sobrantes", en particular. Mujeres que buscan un futuro mejor y que, si a esa edad permanecen solteras, el regreso a China junto a sus padres para celebrar estas fiestas se convierte en un verdadero suplicio por la presión familiar, que incluso las obliga a alquilar novios para aparentar. Doy gracias a Dios por haberme puesto en esta parte del mundo.
Y a vosotr@s ¿os gusta la comida china? ¿o la de otras partes del mundo: hindú, mexicana, japonesa, tailandesa,...?

lunes, 9 de febrero de 2015

LAS TETAS DE LIÉRGANES

En efecto, por las Tetas de Lierganes las conocemos tanto la gente de esta zona, como todo aquel que haya pasado alguna vez por Liérganes, uno de los pueblos más bonitos de Cantabria (¿verdad María?). Porque si digo Picos de Busampiro pocos sabrían a qué me refiero. En realidad  son dos picos, el Cotillamón y el Marimón, los Picos de Busampiro, que están muy próximos entre sí, que vistos desde abajo se parecen a las tetas de una mujer tumbada. Están a 400 m. de altura sobre el nivel del mar y se puede llegar a ellas desde varios pueblos. Nosotros elegimos en esta ocasión la ruta desde Liérganes. Queríamos andar un poco por encima de la nieve, y teniendo poco tiempo, decidimos subir por la pista que está por detrás de la estación del ferrocarril en coche hasta donde se pudiera y después andando. Primero nos llegamos hasta el Puente Mayor o Romano. No se puede pasar por Liérganes sin renovar en nuestra retina la visión de la foto: el río Miera, el Puente Romano y las Tetas encima.
Nuestro objetivo: Las Tetas de Liérganes





Dejamos el coche en un punto donde había habido un desprendimiento de tierras y empezamos a caminar.










Yo me acordaba de la gente que vive en esos pueblos, rodeados de nieve durante algún tiempo, y no digo que este sea el caso, sufriendo las inclemencias del tiempo.





Al poco nos encontramos con esto:




















La nieve es muy bonita para un rato, pero la convivencia con ella...

Según íbamos ganando altura, las vistas nos dejaban sin palabras. 
Enfrente, Peña Pelada con su bufanda, y por debajo, la carretera hacia San Roque y el río Miera que apenas se intuía:
  Ya podíamos ver la primera de las Tetas, el pico Miramón:

Al principio había rodadas de algún todoterreno o tractor, pero después ya sólo había huellas. Hubo un momento en que empecé a preocuparme, porque las huellas sólo eran de subida, ninguna de bajada, pero enseguida pensé:" ¿qué me va a pasar si voy con el hombretón de mi casa?" jajaja. Y las nuestras se mezclaron con ellas. 
Entre bromas y no bromas llegamos hasta un punto en que se ensanchaba la carretera, un aparcamiento, y allí me lo pasé en grande!!! Hicimos el tontín un poco con la cámara de fotos:
Yo quizás lo hice un poco más (fijaros que hay algún momento en que la nieve me come, pero yo lucho y reaparezco, aunque al final hubo sus más y sus menos!!! Los que subieron y no bajaron no tuvieron tanta suerte, pobres...):
Hicimos nuestro muñeco de nieve, eso sí, improvisando con los materiales a nuestro alcance: unos palitos, un trozo de plástico (algún curioso), una piel de plátano,...

El otro pico, el Cotillamón:

Vista de Liérganes desde arriba (y Peña Cabarga al fondo, aunque el "pirulí" está tapado):

Y ya nos fuimos para abajo. Yo tenía miedo a resbalar pero se bajaba muy bien por lo no pisado. La vista de las montañas hacia el sur impresionaban (no me atrevo a ponerles nombre, aunque en alguna de ellas habré estado, porque me oriento muy mal, y más con tanta nieve, y no quiero meter la pata).

Y así terminó una bonita excursión del sábado por la mañana, en la que tuvimos mucha suerte con el tiempo, porque aunque el color del cielo amenazaba lluvia, no cayó nada y no hacía demasiado frío tampoco. Según los cálculos de mi maridito, anduvimos unos 8 km. (ida y vuelta, claro), que por nieve y cuesta arriba son costosos, pero lo superé adecuadamente!!!

Ya en el pueblo, nos tomamos un tentempié, que nos lo habíamos ganado, y a comer!!!
¿Habéis aprovechado este último temporal para divertiros con la nieve? ¿o vuestro contacto con el blanco elemento ha sido de todo menos divertido? ¿nos lo contáis? Gracias por compartir.

viernes, 6 de febrero de 2015

MODA MUG CAKE: MUG CAKE DE CHOCOLATE Y NARANJA

Sin duda los mug cakes están de moda. Es que son tan rápidos de hacer, admiten tantas variaciones, que no podemos (ni debemos) resistirnos, sobre todo con este frío que nos acompaña estos días, que parece que apetece más. Eso sí, no debemos compararlos con el clásico bizcocho hecho en el horno. Esto es otra historia. Se hace sobre la marcha, en esos días que te comerías algo dulce, pero no te quieres complicar. No dejéis de probarlos. Os sorprenderán!!!!
Bueno, en realidad se trata de un bizcocho a la taza hecho en el microondas, rápido. Yo los he hecho de chocolate con un toque de naranja, pero se pueden hacer de cacao, de yogur, de café,...

Ingredientes (para una taza de 250 ml.):
  • 2 cucharadas soperas de chocolate fondant (yo utilizo 8 onzas, o sea, la tercera parte de la tableta de la foto, unos 70 grs.).
  • 1 y 1/2 cuch. soperas de mantequilla (se puede sustituir por aceite de oliva suave).
  • 2 cuch. soperas de azúcar.
  • 1 y 1/2 cuch. soperas de harina de repostería.
  • 1/4  de cucharadita de levadura.
  • 1 cuch. sopera de zumo de naranja.
  • Ralladura de media naranja.
  • 1 huevo.
*Ahora lo contaré con detalle y con fotos, pero al final pongo un resumen, más práctico.

Lo primero ponemos la mantequilla y el chocolate en una taza (puede ser la misma, aunque para mí es más cómodo hacerlo en otra, tipo bol). Lo metemos en el microondas 30 seg., lo sacamos lo movemos y lo metemos otra vez de 10 en 10 seg. hasta que se haya fundido el chocolate.






Ahora incorporamos el azúcar y el huevo y mezclamos hasta que se integre.












Incorporamos la ralladura de la media naranja (después de lavarla, claro) y la cucharada de zumo. Removemos.












Seguido echamos la harina y la levadura y mezclamos todo bien.











Ya lo tenemos!! Ahora lo vertemos en la taza definitiva, una de esas tan monas que todos tenemos, con su asita. Nos quedará a la altura de media taza (más o menos).





Lo metemos en el microondas. Esto ya sabéis que es orientativo porque cada micro es un mundo. En el mio, que es de 900W de potencia, lo pongo 1 minuto, abro (no pasa nada), doy media vuelta a la taza y lo pongo otro minuto. Lo importante es ponerlo en el borde del plato giratorio, nunca en el centro, para que suba por igual. He visto en otras recetas que lo ponen un poco menos de tiempo, incluso con micros menos potentes, pero en el mío y con mis tazas necesito ese tiempo. Podéis ir probando pinchando hasta que salga limpio el palillo (de brocheta, jajaja). Si nos pasamos de tiempo nos puede quedar correoso. Si lo queremos con una textura más fundente, menos tiempo.





Al sacarlo vemos como ha subido, incluso por encima del borde de la taza, esperamos un par de minutos y ya lo podemos comer. 





Da igual la medida exacta de los ingredientes, del tamaño de la cuchara, sólo hay que respetar más o menos las proporciones y después ir probando (mejorando incluso la estética, que también se puede).

*En resumen, se trata de lo siguiente, mucho más sencillo de lo que parece al contarlo:
  1. Deshacer el chocolate con la mantequilla en el micro.             
  2. Echar el azúcar (2 cuch.) y el huevo. Batir.                               
  3. Incorporar la ralladura y el zumo de naranja. Mezclar.           
  4. Añadir la harina (1½ cuch.) y la levadura (¼ cuchta). Mover 
  5. Meter en el micro 1 minuto + 1 minuto (aproximado).             
¿Habéis hecho o comido mug cakes de otros sabores? ¿nos lo contáis?