miércoles, 11 de mayo de 2016

TARTA RED VELVET


Desde que probé esta tarta, aconsejada por mi hija, no he cesado en mi empeño por buscar una receta que me gustara. Pues este es el resultado. Quizás no es demasiado roja, más bien es granate, pero eso es cuestión del colorante, no sé si la cantidad o la calidad, pero pienso que no es demasiado importante. 

Ingredientes:
  • 240 gr. de harina de trigo.
  • 2 cucharadas soperas (30 gr.) de cacao en polvo sin azúcar.
  • 1 cucharadita de levadura en polvo.
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio.
  • 1 cucharadita de sal.
  • 400 gr. de azúcar.
  • 240 ml. de aceite de girasol.
  • 2 huevos.
  • 6 ml. de colorante alimentario de color rojo en gel (opcional, para darle el color rojo).
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
  • 240 ml. de buttermilk (tranquil@s, que es muy fácil de hacer)*.
  • 120 ml. de café solo caliente.
  • 1 cucharadita de vinagre blanco o de manzana.
  • Cobertura de queso (cream cheese frosting)*
* Ingredientes para la buttermilk:
La buttermilk es una leche con un alto porcentaje de acidez que la hace fermentar, adquiriendo un sabor a leche agria. El aspecto es como de leche cortada. Curiosamente no tiene mantequilla, como podríamos pensar por el nombre. Se puede comprar hecha (no es muy habitual) pero nosotros lo podemos hacer de dos formas muy sencillas:
  1. En un vaso ponemos 1 cucharada y media de zumo de limón o de vinagre blanco y llenamos el vaso con leche (entera, semi o desnatada, o de soja, cualquier leche), hasta obtener unos 240 ml. de líquido y lo dejamos sin mover durante 10 minutos. A mí me quedó mejor con limón. 
O bien,
   2. Mezclar 1/4 de vaso de leche y 3/4 de vaso de yogur natural.
Yo he hecho sólo la primera opción y queda perfecto.

*Ingredientes para la cobertura de queso:
  • 250 gr. de queso tipo Philadelphia.
  • 60 gr. de mantequilla sin sal.
  • 400 gr. de azúcar glass.
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla.
En un bol ponemos los ingredientes en polvo: harina, cacao, levadura, bicarbonato y sal, mezclando hasta que quede uniforme.
En otro bol mezclamos el azúcar y el aceite, lo batimos, incorporamos los huevos, el colorante, la vainilla y la buttermilk (detalle de la textura de la buttermilk en la foto):

Incorporamos el café y el vinagre. Lo movemos con unas varillas hasta que quede todo integrado. Tendremos dos boles: uno con lo seco y otro con lo líquido:

Ahora vamos echando lo líquido a los polvos poco a poco, moviéndolo bien, pero sólo lo imprescindible hasta que quede todo bien mezclado.
Ahora podemos hacerlo en dos moldes o (como hice yo) en uno sólo para partirle después por la mitad, para hacer dos capas. En cualquier caso el o los moldes deben estar engrasados y enharinados (yo cojo un trozo de mantequilla y con la mano lo paso bien por el molde, base y laterales, y después espolvoreo con harina). Vertemos la mezcla:
Lo metemos al horno precalentado a 180º C, en el centro y con calor arriba y abajo, durante unos 60 minutos o hasta que, metiendo un palillo en el centro, este salga limpio.
Esperamos a que se enfríe para poder tocar el molde y desmoldarlo y lo dejamos que se acabe de enfriar. 



Quien lo haya hecho en un solo molde lo partirá en dos (yo tengo un "aparato" para partirlas de lo más práctico y queda perfecto. Si no, con un cuchillo de sierra y con cuidado para que quede igualado.



Lo que también hago es poner dos palillos, uno encima del otro, antes de cortarlo, para después de rellenar volver a poner uno sobre otro, en la postura correcta:



Mientras se enfría voy haciendo el frosting o cobertura:
Mezclo el queso, la mantequilla y el extracto de vainilla y voy incorporando el azúcar glass poco a poco.










Me quedará una crema espesita.









Sobre la mitad de abajo de la tarta ponemos crema de queso (yo me he quedado siempre un poco corta con la crema que pongo en esta capa por miedo a que no me alcanzara para después cubrirla, pero da de sobra).



Ponemos la otra mitad encima, haciendo coincidir los palillos, y lo napamos con la crema restante, por encima y los laterales. Lo adornamos al gusto. Yo lo dejé sin nada y al ver las fotos me ha parecido que estaba un poco sosa, tan blanca, así que me he permitido la licencia de poner esas figuritas con el ordenador.

Así que...A COMER!!!!
El resultado es muy bueno y tiene muy buena presencia, quizás un poco fina la capa de crema de queso del centro, pero eso sólo a la vista, porque en la boca no se nota, jajaja. Probadla y me contáis!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario