viernes, 7 de julio de 2017

BIZCOCHO DE QUESO Y LIMÓN

Quería hacer un bizcocho para desayunar en estos días que ha estado mi hija en casa y buscando cosas nuevas (ya sabéis que me gusta cambiar y probar) encontré este que unía dos cosas que me parecieron muy interesantes: el queso y el limón. A mí el queso no me gusta pero en tartas me encanta y el limón me parece muy refrescante, para esta época muy apropiado. Así que a por él.

Ingredientes:
  • Para el bizcocho:
150 gr. de queso crema (yo usé Philadelphia, pero también sirve Mascarpone).
200 gr. de harina normal.
200 gr. de azúcar.
150 gr. de mantequilla.
    1 sobre de levadura (aprox. 15 gr.) de repostería.
    4 huevos L.
Ralladura y zumo de 1 limón.
Una pizca de sal.
  • Para el glaseado o cobertura (opcional): 
1 yogur natural.
150 gr. de azúcar glass.
Ralladura de limón.
1 cucharada de zumo de limón.

Lo primero que hacemos es engrasar el molde con un poco de mantequilla (yo cojo un trozo con la mano y lo paso por la base y los laterales).
Separamos las claras y las yemas (yo, últimamente, rompo el huevo en mi mano y dejo que las claras se escurran entre mis dedos y caigan a un vaso. Tengo una especie de colador especial para hacer esto o también lo hacía con los cascos del huevo, pero creo que lo más rápido y cómodo es con la mano. Cada uno como prefiera).
En un bol batimos el azúcar con la mantequilla con unas varillas durante 5 minutos.

Añadimos las yemas de una en una, sin dejar de batir:
Incorporamos el queso, de poco en poco y seguimos batiendo. Echamos también el zumo de limón:
Ahora incorporamos la harina y la levadura, tamizándolo con un colador, batiendo lo justo para que se mezcle:
Incorporamos la ralladura de limón, mezclando pero sin batir mucho:
Ahora, montamos las claras a punto de nieve con una pizca de sal, con las varillas de la batidora, hasta que tomen cuerpo, como os expliqué aquí.
Incorporamos las claras al bol donde teníamos todo lo demás y lo mezclamos con movimientos envolventes, sin batir, procurando no meter aire:
Vertemos la crema obtenida, bastante espesa, en el molde, dando unos golpes sobre la encimera para que no haya bolsas de aire. Hay que tener en cuenta que con estas cantidades, para un molde grande quedaría un poco bajo, o sea, mejor usar un molde de unos 20 cm.  Yo pensé hacerle en este molde porque fuera diferente y acerté, ya que el otro que tengo es más grande:
Lo metemos en el horno precalentado a 180º C, calor arriba y abajo, a media altura. En 35 o 40 minutos lo tendremos hecho (el tiempo es aproximado, depende del horno, comprobaremos pinchando con un palillo, cuando salga limpio estará). Lo sacamos del horno y a los 10-15 minutos podremos desmoldarlo.
Mientras, podemos ir haciendo la cobertura o glaseado:
Ponemos en un cuenco el azúcar glass y vamos añadiendo los demás ingredientes: el yogur, la ralladura de limón y la cucharada de zumo. Lo batimos bien para que no queden grumos y, si lo queremos más espeso añadimos azúcar. Cuando el bizcocho esté templado lo vertemos por encima. Yo lo hice al día siguiente. El glaseado es opcional, pero le da un punto de frescura muy agradable.
Este es el resultado:
Y lo desayunamos. Estaba muy rico, contundente, con una textura más densa que el bizcocho normal:

¿Hacéis diferentes tipos de bizcochos? ¿cuál es vuestro preferido? 

Tengo que añadir que esta misma receta la he hecho otro día aumentando los ingredientes, porque le quería más grande (ya dije que con las cantidades de esta receta queda un bizcocho no demasiado grande). El que hice después le quería para un molde  de 25 cm. así que dupliqué las cantidades y le tuve en el horno 50 minutos. Después  le congelé envolviéndole en papel film transparente. Quería saber como salía y quedó perfecto. 


1 comentario:

  1. muy muy rico Marimar. lo probé a hacer y sabrosísimo.

    ResponderEliminar