miércoles, 28 de agosto de 2013

GANDÍA


Tras una semanita de desconexión total (o casi), aquí estoy otra vez, con fuerzas y ánimos renovados.
 En mi familia, cuando se ha necesitado descansar, siempre se ha elegido la playa. Algunos años, nos hemos ido a hacer turismo cultural, pero este año, todos menos yo (que no trabajo), necesitaban descanso. Así que playita. Una vez que tenemos decidido el sitio, más o menos,  busco (que de eso me suelo encargar yo y sobre todo este año que soy la que más tiempo tengo) un hotelito cerca de la playa, o sea, en primera o segunda linea de playa, como muy lejos, porque siempre vamos en Agosto, por motivos laborales, y andar mucho o tener que coger el coche para llegar a la playa es algo impensable. Y nosotros somos de playa, no de piscina. De hecho, este año ni he tocado la piscina, un día me metí en uno de los jacuzzis exteriores que tenía, pero eso lo dejo para el invierno. En verano playita, sol y sombra.

Así que decidimos ir al Levante, que ya hacía años que no íbamos y Gandía no lo conocíamos. Miramos y nos dijeron que tenía una buena playa así que a GANDÍA. Encontré un hotel muy cerquita de la playa, el Bayren. Esta vez, además, buscaba
uno que tuviera gimnasio operativo, para poder hacer mis ejercicios de rehabilitación, por mis problemas en el hombro, y este cumplía todos los requisitos. El hotel era correcto, situación inmejorable, empleados muy simpáticos y atentos y la comida excelente.
Nos ha hecho muy buen tiempo, hacía siempre una brisilla muy agradable, por lo cual el calor no ha sido sofocante. El agua estaba deliciosa: muy buena temperatura y muy, muy limpia. Eso sí, por las tardes, algunos días, se ponía un poco revesino. Nosotros, los del norte, estamos acostumbrados a olas, en Somo suelen ser importantes, pero allí, aunque no eran muy altas, sí tenían fuerza (una tarde incluso hubo bandera roja), pero bueno, eso pasó algún rato por las tardes y teniendo en cuenta que a mí me gustan las olas, me parecen muy divertidas, y siempre con mucha precaución, he disfrutado mucho de la playa. Además, esta playa, que es la del Norte, es muy larga, con lo cual también me he dado mis buenos paseitos. Me encanta pasear por la playa.
También hemos asistido a preciosas puestas de sol, a largas conversaciones,...
















 A sombras compartidas:




















A "un penique por tus pensamientos":
 Momentos para el aperitivo:

Para la cervecita:

También hemos visitado el centro histórico de Gandía y alguna otra playa. El pueblo me sorprendió muy gratamente, tiene cosas para ver, es grande, muy limpio (que en esta época, con tanto turista no es fácil).
Así que nos dimos un paseo por el centro histórico:







 Colegiata de Santa María, Puerta de los Apóstoles.


















Junto a la Colegiata, el Ayuntamiento.









Plaza de Escuelas Pias, con las estatuas de los Borgia.









Antigua Universidad o Escuelas Pias.















Palacio Ducal.





















Convento de Santa Clara.
























Plaza de la Villa, detrás del Ayuntamiento.






Jardines de la Casa de la  Marquesa, junto a la Casa de Cultura















Junto al Torreón del Pino.






















Calles con gran encanto, muy cuidadas.














Pero también tiene una parte nueva con amplias avenidas:

Rincones originales y con encanto:








Edificios modernos, de gran belleza.






Bonitos paseos:

 Y calles donde hacer shopping.
Realmente, Gandía me gustó mucho.
Por las noches, después de cenar, nos recorríamos el paseo marítimo, una noche hacia la derecha y otra hacia la izquierda (el hotel estaba más o menos a mitad), y siempre había algo que ver: puestos de artesanos, escenarios donde la gente bailaba, cine al aire libre, algún personaje haciendo su teatrillo particular, los chiringuitos de la playa que por la noche se ponían estilo chill-out,...


 También nos sentábamos (para no se qué de unos cucuruchos con bolas de colores, jajaja):
 Y siempre teníamos de testigo a la luna de Valencia:

Y sí, había heladerías, muchas heladerías, con helados de todo tipo de sabores. Un horror para los que intentamos cuidar la linea, pero... sucumbí a sus encantos, que le vamos a hacer (ponerse a dieta rigurosa, jajaja).
Además he tenido ocasión de ver alguna cosa que todavía no había visto de cerca: Pasar el AVE, naranjos, porque aunque he estado muchas veces en el Levante y, claro, había visto terrenos con naranjos, pero nunca tan de cerca como para poderles tocar (mi agradecimiento a la señora que llevamos, jajaja).
Así que eso ha sido mi semanita de vacaciones: tranquilidad, relax, descanso... y sobre todo una compañía inmejorable.

¿Ya habéis ido de vacaciones? ¿Nos aconsejáis algún sitio que os haya gustado y vamos soñando para el próximo año? Gracias por compartirlo.

4 comentarios:

  1. Qué fotos más bonitas!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mi cámara no es muy buena pero bueno, entre ella y el móvil hemos conseguido algunas fotos majas.

      Eliminar
  2. Parece muy bonito por las fotos gandia ,y has venido muy relajada lo has colgado lla ,,,, haber si yo vengo igual que tu .Vamos a benidor ya te contare .despues de esperar todo un año para las vacaciones que menos que el lugar escogido este lo mejor posible .Las fotos personales muy bonitas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Gandía me ha gustado. En Benidorm hemos estado varios años y también nos encanta, de hecho, en principio tuvimos intención de volver este año, pero al final ganó la candidatura de Gandía, porque no lo conocíamos. Espero tu opinión a la vuelta, ojalá te guste también y tengas buen tiempo, que nosotros nos hemos librado por los pelos. Gracias por comentar.

      Eliminar